¿Tú crees que el dolor esta reñido con la creatividad?

¿Cuando te duele algo sientes que la luz se apaga?

Estoy en un momento de mi vida en el que mi mente no para. Ideas van y vienen sin parar. Tengo varias libretas llenas de notas, ideas, fragmentos de los libros que leo, información potente, herramientas y mil cosas que se me cruzan o se me ocurren a lo largo de cada día.

Hoy es uno de esos días en lo que voy despacio porque mi cuerpo dice que necesita bajar la marcha.

Y yo he entendido con el tiempo que lo mejor que puedo hacer es escucharle.

Pensaba que era un susurro. Desde hace varias semanas me dice que me lo tome con calma, que disfrute del momento, que no corra, que no hace falta ir a máxima velocidad.

Con el tiempo he aprendido que cada uno tiene su propia velocidad y su propio ritmo.

¿Ya te lo conté una vez, te acuerdas? es la sensación esa de que mi cuerpo pesa y mi mente vuela! que la fuerza de la gravedad me mantiene pegada a la tierra, el dolor me recuerda que soy materia y sin embargo mi mente es libre como el aire Libre, ligera y fresca como la brisa del mar en una tarde primavera.

¿Te he contado que amo el mar? pues ya lo sabes.

Hoy, de repente sin ton ni son mi cuerpo ha gritado muy fuerte!! y mi pie izquierdo ha comenzado a doler muy y mucho.

¿Por que le he puesto ese titulo a este post?

Simplemente porque el dolor tan intenso ha distraído mi sensibilidad creativa y ha intentado llevarme directamente a su terreno.

En fin, que lo que vengo a decirte es que estoy trabajando super a fondo en poder transmitir a muchas personas como yo, que viven con dolor, que todo esto es solo una circunstancia más de la vida, y que el cariz que le demos, depende exclusivamente de nuestra capacidad de manejar la frustración y la rabia que ello conlleva.

Me duele mucho el pie y aquí estoy, creando.

Porque este dolor, cree que va a bajarme los ánimos, y yo le digo que no,  y no se lo digo con enfado, ni con ínfulas de ganar la batalla… se lo digo con tranquilidad y desde el amor profundo que me tengo. El amor infinito que le tengo a mi cuerpo a pesar del dolor y las secuelas.

Entiendo que no ha sido coser y cantar, ver las cosas de este modo, no fue de la noche a la mañana.

Pero definitivamente si no estoy atenta a lo que me enseña cada día mi propio cuerpo, no tendría sentido nada.

Hace unos días termine de leer el libro: “el hombre en busca del sentido” de Viktor Frankl y en él encontré palabras perfectas para ponerle a muchas de mis experiencias incomodas: en este momento:

 

«El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional» Viktor Frankl

“No hay ningún situación en la vida que carezca de autentico sentido” Viktor Frankl Clic para tuitear

 

El sentido del camino debe tener corazón, debe venir de tu ser. Y tu ser, es quien eres en plenitud, con todo, lo que te gusta más y lo que te gusta menos.

Unos meses atrás me han concedido la incapacidad permanente de mi profesión habitual (odontólogo) y te digo que no fue fácil tomar la decisión de aceptar que ese era el camino que quería recorrer. Por mucho años, más de 20, me he identificado con esa profesión y ya sabes lo que significa estar identificados con algo… es como una adicción, porque parece que eso te define como persona. Y no, no es real, y menos mal que es así!! porque sigo siendo yo!

Otra vez, me he reinventado…

Buscando mi sentido con corazón hace un par de años comencé a recorrer una senda… a vivir una experiencia nueva. Me forme como coach personal y una vez dentro de este mundo tengo la sensación de que hay demasiada gente haciendo lo mismo, dando lo mismo y diciendo lo mismo. Esa sensación me ha acompañado desde hace unos meses y esta semana se ha hecho bastante más intensa.

He estado buscando la inspiración. Porque el sentido lo tengo claro, acompañar a la gente a sentirse plenos y agradecidos con su propia vida.

 La creatividad la estaba frenando por el hecho de querer ser original y lograr un fin.

Este dolor inesperado de hoy, vino con la finalidad de decirme: esto es lo que has vivido, esto es lo que sabes gestionar, esta es tu experiencia vital y el sentido de tu camino.

Así que puedo decirte sin ninguna duda: el dolor y la creatividad no están reñidos, no son opuestos… es cuestión de saber hacer alquimia y la nube se disipa para dejar brillar la luz.

No es casualidad que el dolor y la duda estén presentes al mismo tiempo.

Dejar de luchar, bajarle el volumen a la voz de mi ego, prestar atención a mi misma, estar atenta. Entender e integrar que esto no es una lucha, que el dolor no tiene porque irse… que hoy es parte de mi y puedo vivir plenamente a pesar de él.

Que la plenitud de mi vida no depende de si hay o no dolor.

No depende de las circunstancias.

Mi Ser siempre es el mismo. Mi Ser siempre es pleno.

Hoy es lo único que tenemos.

Ayer ya paso y mañana no ha llegado.

Hoy siento dolor eso quiere decir que estoy viva. Gracias dolor por recordármelo.

Hoy me he quedado en casa no porque tengo dolor, si no porque he aprovechado para crear.

Gracias por estar ahí. 🙂