Descansa tu mente con: el ejercicio de los tres minutos

Aprovecha tres minutos al día y dile a tu mente: descansa, te lo mereces.

Todo el día nuestra mente está funcionando.

Constantemente generando pensamientos, uno tras otro sin descanso.

¡Necesita un break!

Un ratito de silencio.

Con esta técnica de los tres minutos puedes dárselo.

Seguro que has notado que a veces tienes tensión en el cuero cabelludo, quizá hasta dolor de cabeza por la presión constante de tu mente ocupada en mil cosas.

Esto lo hace automáticamente. Se mantiene en alerta sin que puedas evitarlo.

El ejercicio de los tres minutos te da la gran oportunidad de hacer un STOP  para dejar de ir automáticamente de pensamiento en pensamiento.

Es muy simple.

  1. Encuentra un lugar tranquilo donde nadie te moleste (yo lo he hecho hasta en el baño del trabajo 🙂 )
  2. Coloca el tiempo en la alarma del teléfono o ponte una canción relajante que dure 3 minutos o se aproxime a ellos.
  3. Siéntate en una posición cómoda. Espalda recta pero no tensa. Manos sobre tu regazo. (si tu condición de salud no te permite estar sentada/o puedes hacerlo acostada/o) La posición es lo de menos.
  4. Prepárate y descansa
  5. Cierra los ojos y toma una respiración profunda sintiendo como el aire entra por tu nariz y sale lentamente por la boca (así tres veces) hasta que notes que estás contigo mismo.
  6. A partir de aquí comienza a respirar con normalidad, prestando atención a cada inhalación y cada exhalación de aire. Debes contar hasta 10 respiraciones.
  7. Si pierdes la cuenta, vuelves a empezar de cero, hasta completar las 10 respiraciones.
  8. Se trata de llevar tu atención a la respiración y de esta manera permitir que tu mente descanse en ella.

Van a venir pensamientos, porque eso de poner la mente en blanco ¡es un mito¡!

La solución para esto es que te imagines que estas hojeando una revista y cada hoja es un pensamiento, y de esta manera los vas dejando pasar. Uno tras otro, sin detenerte en ninguno. Los dejas para después.

“Simplemente dile a tu mente: luego me cuentas, ahora no es tu momento. Estoy meditando” Clic para tuitear

Te lo aseguro, este ejercicio funciona.

Yo lo uso a diario.

Me ayuda hasta para aliviar el dolor intenso.

Puedes usarlo durante el día en momento de mucho estrés, para evitar una discusión innecesaria, o simplemente al final del día para relajarte y dejar tus vivencias automáticas atrás.

NOTA ESPECIAL: 

En el video lo explico de manera muy sencilla, si crees que puede ayudar a alguien que conoces envíale el link o pónselo para que lo vea.

Sé que hay muchas personas que no tienen acceso a las redes sociales o la tecnología a la que le vendría fenomenal conocer esta herramienta.

 

Gracias por estar ahí ! 🙂 

 

! COMPARTE !